USOS MÁS HABITUALES DEL HIELO EN ESCAMA

Si bien en principio podría pensarse que la forma afecta poco , ésta ofrece ventajas en los procesos industriales, dada su larga durabilidad.


Habitualmente se usa con el objetivo de conservar pescado, aunque tiene otras aplicaciones en panificadoras, industria cárnica, hospitales, gimnasios o laboratorios.

Normalmente este tipo de hielo se obtenía triturando hielo en barras, aunque este método ha quedado obsoleto por ser poco eficiente económica y energéticamente hablando. Al día de hoy se fabrica mediante generadores de hielo con producciones que van desde unos pocos kilogramos hasta decenas de toneladas diarias.


El hielo en escamas posibilita un mayor intercambio de calor en comparación con los demás sistemas de hielo. En el caso del pescado, que muere por el choque térmico, esto representa un beneficio puesto que la transferencia de temperatura entre el pescado y el hielo se hace más rápidamente.

Por ser menos voluminoso esta presentación del hielo se deja almacenar y manipular más fácilmente, basta con hacerlo en las condiciones requeridas


Almacenar el pescado correctamente es imprescindible, este alimento no es igual a la carne ya que es muy delicado y se puede dañar con rapidez.


Su practicidad se evidencia incluso en el momento mismo de su fabricación puesto que las máquinas que se usan para elaborarlo suelen ser mucho más pequeñas que las que producen hielo en bloques, por ello no se necesita disponer de un espacio muy amplio para producir cantidades considerables de hielo en escamas. En ese sentido, la máquina en sí ofrece ahorro en los tiempos de producción, éste es un elemento fundamental y competitivo para los fabricantes a la larga esto también representa ahorro económico al lograr producir más cantidad en menos tiempo ya que estas máquinas fabrican hielo con tan solo encenderla. Por su parte el hielo en escamas ofrece grandes beneficios para la conservación de frutas y verduras. El sistema, según lo explican los expertos, se ejecuta en dos pasos: el hielo se descongela y transformándose en agua que mantiene los alimentos. Cada kilogramo de hielo absorbe 80 kilocalorías de calor del producto y provoca su enfriamiento.

Con este primer paso no hay riesgo de congelación del producto puesto que la temperatura de fusión es de 0 °C, es decir, una temperatura positiva.

Posteriormente el agua producida por el deshielo se evapora, es decir, pasa del estado líquido al gaseoso lo que hace que el aire se sature de humedad y en consecuencia se evita la deshidratación del producto, manteniendo sus condiciones de frescura y aspecto.

El hielo en escamas debe ser transportado y almacenado evitando al máximo cualquier contacto con elementos contaminantes, incluido el contacto humano. Así mismo existen sistemas y maquinarias diseñadas para evitar al máximo el contacto del hielo con cualquier agente contaminante.

173 vistas
  • Facebook icono social
  • Icono social LinkedIn
Productos y Servicios para la Conservación FastCold, SA de CV
Xalapa, Ver | Hermosillo, Son | Dallas, Tx  | Toronto, On